Saltar al contenido

Raquel Murillo

Raquel Murillo, interpretada por Itziar Ituño, es un personaje de La Casa de Papel. Es la inspectora a cargo del atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre.

A lo largo de la primera y segunda partes es la encargada de negociar por teléfono con El Profesor y de dirigir a la policía para tratar de detener a la banda.

Atención: esta biografía contiene información sobre los sucesos de todas las temporadas. Se recomienda ver la serie antes de su lectura.

En la tercera, cuarta y quinta temporadas es un miembro de la banda con el nombre en clave Lisboa. Se encarga de dirigir el atraco y negociar con la policía junto con El Profesor, con quien tiene una relación romántica.

Inspectora raquel murillo la casa de papel

Datos Personales

Familia

  • Mariví Fuentes (madre).
  • Paula Vicuña (hija).
  • Alberto Vicuña (exmarido y cuñado).
  • Laura/Marta Murillo (hermana).

Grupos

  • Policías (temporadas 1 y 2).
  • Atracadores (temporadas 3, 4 y 5).

Producción

  • Intérprete: Itziar Ituño.
  • Apariciones: todas las temporadas.

Descripción de Raquel Murillo

La Inspectora es puesta a cargo del secuestro cuando su situación personal no puede ser peor: su hija Paula cumple 7 años, y no entiende por qué no puede ver a su padre, a quien Raquel le quitó la custodia tras divorciarse y denunciarle por malos tratos. El trabajo de 24 horas diarias durante 11 días en las negociaciones le impide atender a su hija y a su madre, quien comienza a tener síntomas de Alzheimer. Sin embargo, este trabajo tendrá un impacto en la vida de Raquel mucho más profundo y positivo de lo que ella espera.

Biografía de Lisboa

Antes del Atraco

Años antes del atraco, mantuvo una relación corta con su compañero, el subinspector Ángel Rubio. Esta no fue a más porque Raquel lo rechazó alegando que prefería no tener relaciones con compañeros de trabajo. Desde ese momento, pasaron a ser buenos amigos y a trabajar juntos en sus casos con la policía, aunque se imagina que Ángel sigue sintiendo cosas por ella (el día de la marmota).

Contradiciendo lo que ella misma dijo, Raquel terminó casándose con Alberto Vicuña, con quien tuvo a su hija Paula, que durante el atraco cumple 7 años. Tras sus primeros años casados, Alberto comenzó a ejercer violencia psicológica sobre ella, que más tarde pasaría a ser violencia física también. Finalmente, la Inspectora decidió divorciarse, pero no denunció los malos tratos. Sin embargo, más adelante Alberto comenzó a salir con la hermana de Raquel. Ella, para protegerla, decidió finalmente poner una denuncia por maltrato (error al disparar).

Cuando comienza el atraco, la Inspectora está en su casa, donde vive con su madre Mariví y su hija Paula. Esta le reprocha que su padre no pueda asistir a su cumpleaños, que sería al día siguiente. En ese momento es cuando Raquel recibe la llamada en la que le encomiendan el caso de secuestro en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (efectuar lo acordado).

Comienzo del Atraco

Una vez en la carpa de la policía, instalada delante de la FNMT, es informada de la situación. Allí conoce al jefe de las fuerzas especiales españolas, los GEOS, al mando de Suárez y al coronel Prieto, quien está allí como representante del CNI debido a un conflicto diplomático, pues entre los rehenes se encuentra la hija del embajador de Reino Unido.

Suárez y Prieto insisten para entrar en el edificio y neutralizar a los atracadores, pero Raquel se opone porque cree que las personas secuestradas pueden resultar heridas. Finalmente, Prieto da la orden de entrar, ya que el Gobierno de España quiere que el atraco se solucione cuanto antes para evitar problemas diplomáticos con Reino Unido. Sin embargo, descubren que la banda ha vestido a los rehenes con monos rojos y caretas de Salvador Dalí y deciden detener el ataque por ser imposible diferenciarlos.

Justo después, acude a un bar desde donde intenta llamar a su madre, pero se ha quedado sin batería. Allí se encuentra con El Profesor, a quien no reconoce porque utiliza una voz modificada al llamar a la policía. Este le ofrece el suyo y comienza a hablar con ella.

Primeros Enfrentamientos con la Banda

Raquel llama a su Comisario para presentarle su dimisión por las discusiones con Prieto. Después, vuelve a casa a celebrar el cumpleaños de su hija. Allí se encuentra con que su exmarido aparece, pero no le deja entrar a ver a Paula. Más tarde, el Comisario le convence por teléfono de que retome el caso. Cuando regresa a la carpa, le informan de que, gracias a un error de Río, han desvelado la identidad de dos de los atracadores: Aníbal Cortés alias Río y Silene Oliveira alias Tokio.

Con esta información intenta hacer que El Profesor se rinda en su siguiente conversación por teléfono, pero no lo consigue. Poco después, se vuelve a encontrar con él en el bar. Raquel sospecha de él y le esposa en medio del bar creyendo que es un periodista. Él se identifica como Salvador Martín y utiliza al camarero para demostrar que acude a allí todos los días.

Tras este evento, la Inspectora comienza a confiar más en El Profesor, y cuando descubre que su exmarido se ha llevado a su hija sin permiso, se desahoga contándoselo. Poco después, se producen dos situaciones especialmente tensas para ella: el intento de entregarse de Moscú y su salida a la azotea por el estrés del atraco, que termina con Arturo Román, director de la fábrica, disparado por uno de los tiradores de la policía bajo sus órdenes.

Intento de Infiltración

La Inspectora hace pasar a Ángel como enfermero junto a un médico que acudirá a extraer la bala a Arturo. Al entrar y ser cacheado, la banda introduce un micro en las gafas del subinspector para espiar a la policía. Mientras tanto, su objetivo es infiltrar al jefe los GEOS entre los rehenes. Sin embargo, El Profesor ya se había adelantado a algo así, y cambian las caretas de Dalí por otras ante la posibilidad de que introduzcan a un policía infiltrado en el equipo médico, por lo que terminan abortando la misión.

Las Primeras Pistas

Ángel comienza a sospechar de los encuentros de Raquel con El Profesor, que ella misma le había contado. Por la noche, celoso por su nueva relación, Ángel llama a Raquel, a quien recrimina haberse casado con Alberto y le declara su amor, y que estaría dispuesto a dejar a su mujer por ella. Poco después, la Inspectora habla con su madre y comienza a notar sus problemas de memoria.

Ángel visita el bar donde Raquel se veía con El Profesor y habla con él para confirmar sus sospechas. Más tarde, visita el hangar donde duerme, y el jefe de la banda le dice que está preparando una empresa de sidra. En un descuido de Sergio, Ángel se guarda una cucharilla para que la analicen.

Al día siguiente, Raquel negocia con El Profesor su rendición, quien le pide el carguero de una empresa naviera para escapar con la intención de desviar su atención. A cambio, ella pide que se liberen a 8 rehenes del colegio de Alison Parker, la hija del embajador de Reino Unido. Más tarde, tras la presión de Prieto, la Inspectora pide que entre los 8 rehenes liberados se encuentre Alison, y El Profesor le dice que en ese caso solo saldrá la chica. La Inspectora accede bajo la responsabilidad del CNI.

La policía descubre la matrícula del coche en el que Tokio y Río visitaron la fábrica para analizar las cámaras y seguridad del lugar, y terminan acudiendo al desguace en el que se suponía que Helsinki lo había mandado destruir. Sin embargo, El Profesor se ha adelantado para limpiar todas las huellas, dejando un botón con ADN de Berlín como castigo por mandar ejecutar a Mónica Gaztambide.

Rastreando al Profesor

La policía descubre que se ha cruzado con El Profesor en el desguace, e interroga a su responsable, un hombre de Europa del este llamado Nikolai, para hacer un retrato robot. Mientras tanto, Raquel es criticada públicamente por haber intentado liberar a Alison Parker en vez de a 8 estudiantes españoles, sin conseguir liberar a nadie. Como el CNI no puede decir públicamente que esta decisión fue suya, Prieto intenta mejorar su relación la Inspectora.

Poco después, se entera de que Paula quiere vivir con su padre y con su tía, y para convencerla de que se quede le dice que cuando todo acabe pasará más tiempo con ella.

Además, se da cuenta de que tienen a un topo entre las fuerzas de seguridad, y decide contar los secretos de la investigación solo a Ángel y Prieto. Tras identificar a Berlín con el ADN del botón que El Profesor dejó en el Seat Ibiza de Tokio y Río, la Inspectora interroga a su antiguo compañero de celda y descubre que sufre una enfermedad degenerativa para la que necesita medicinas.

Justo cuando el retrato del Profesor está finalizado, el líder de la banda amenaza a Nikolai en ruso, quien lo borra sin que la policía pueda recuperarlo.

Entrada de la Inspectora a la Fábrica

Tras oír disparos de los atracadores y gritos de los rehenes, la policía exige una prueba de vida. La banda la entrega, pero de forma que están manipuladas y pueden no ser reales. Para comprobar el estado de los rehenes, Raquel decide entrar a la fábrica para entrevistarse con cada uno de ellos, con lo que la banda le hace perder tiempo durante varias horas hasta que finalmente comprueba que Alison está bien.

Además, durante el cacheo descubren un micro que llevaba en la ropa, aunque en realidad tiene dentro un vídeo para Río con sus padres pidiéndole que se entregue. Aníbal Cortes llama a la policía fingiendo que quiere entregarse, pero en realidad es otra estrategia para hacerles perder tiempo, pues sabe que, si se entrega, la condena será de entre 100 y 700 años de cárcel.

Discusión con Ángel

La Inspectora se estresa más aún tras descubrir que su exmarido también participa en el caso como jefe de la policía científica. Raquel y Ángel deducen que el topo ha de ser uno de los dos y desconfían el uno del otro. Ángel vuelve a señalar lo sospechoso que resulta Salvador (El Profesor), comienzan a discutir y Raquel decide apartarle del caso hasta asegurarse de que no es él.

Tras esto, Ángel se emborracha y comienza a llamarle diciéndole que no es el topo mientras conduce. Entre varias llamadas, el subinspector recibe una de su amiga en la policía científica, que le dice que el ADN de la cucharilla que cogió del hangar y el encontrado en el coche del desguace coinciden. Él le cuelga sin decirle de dónde sacó la cucharilla e intenta llamar a Raquel, que tiene le buzón de voz lleno con sus mensajes. Finalmente, termina teniendo un accidente al volante.

Paralelamente, El Profesor y Raquel tienen una cita. Sin embargo, ella vuelve a desconfiar y le obliga a llevarle al hangar. Allí descubre el sitio redecorado, y termina por confiar en él y se acuestan juntos.

Final del Atraco a la Fábrica

Tras la noche con El Profesor, Raquel se entera de la huida de varios rehenes y del accidente de Ángel. Al visitarle en el hospital se encuentra a su mujer, quien está segura de que se debe a su relación con Raquel, lo que le hace sentirse culpable. Más tarde, tras escuchar los mensajes de Ángel junto a Prieto y Suárez, termina teniendo un ataque de ansiedad.

Después de descubrir información sobre la finca de Toledo e investigarla, llevándose a El Profesor con ella, este termina volviendo a casa en el coche de su exmarido. Sin embargo, el líder de la banda tiene una pelea con él, quien le arresta, para luego fingir que le ha pegado Alberto a Salvador, por lo que Raquel le salva de ser identificado y que sus huellas se guarden en el registro de la policía.

Raquel termina volviendo al hangar durante la huida final de los atracadores, descubriendo todo el engaño de El Profesor. Sin embargo, este es rescatado por los serbios que ayudaron a Tokio a huir de su arresto. La Inspectora queda allí atada mientras ellos huyen.

Finalmente, recibe varias postales con las coordenadas de una isla en el sudeste asiático. Allí se encuentra con El Profesor, y decide quedarse a vivir con él, su hija y su madre.